El Zoco – Origenes

El Zoco – Origenes

Origenes del Zoco

El zoco fue el corazón comercial de la ciudad islámica. Si la ciudad era algo grande, no habia un zoco, sino muchos, agazapados entre las callejas de la medina o en las plazuelas. También fuera de la ciudad se instalaban los zocos de ganado. Fue siempre elemento indispensable, junto al baño, la alcazaba o la mezquita, en la ciudad musulmana. En el zoco se detectaban la riqueza y los gustos de la época, se desarrollaban los sucesos más llamativos de cada época: revueltas ciudadanas nacidas en él, pregones políticos, exhibición de los delincuentes hallados culpables, etc

Organización

El zoco se distribuía en tiendecillas, apenas un pequeño habitáculo, incrustadas en las casas de las estrechas calles de la medina, agrupándose los oficios o industrias por calles: calle de los perfumistas y especieros, de los carpinteros, sastres, vendedores de alfombras, de tejidos, fruteros, caldereros, churreros y vendedores de albóndigas y pinchos de carne -los conocidos hoy como «pinchos morunos, etc. También se instalaban tenderetes al aire libre en las plazas: vendedores de aves, huevos, leche, pan, de pescado frito o en salazon, de verduras, frutas, etc.

Zocos especiales:

Los tintoreros y peleteros se instalaban fuera de la ciudad por el desagradable olor que despedían sus materiales. El zoco de ganado: de ovejas, caballos, camellos y bovinos, también se colocaba a las afueras.

Había un zoco especial del lujo: las alcaicerías, mercados cerrados donde se vendían los objetos preciosos: joyería, tejidos de seda, cerámicas finas, etc. Se localizaba en el centro de la medina. Hoy aún podemos vislumbrar lo que fue la alcaicería granadina en la que se conserva en Granada, aunque fue reconstruida en el siglo XIX al ser destruida por un incendio.

Un funcionario del emir vigilaba para que no hubiera fraude en el peso y en las medidas. Era el zabazoque.

Restos de su presencia

Los zocos dejaron la huella de su localización en los nombres de las calles, que nos descubren que en ese lugar hubo un zoco o, al menos, una agrupación de artesanos del mismo oficio. Por ejemplo: la Plaza de Zocodover, en Toledo, indica que allí se celebraba un zoco de caballos (ss. VIII a XI); la Calle de Panaderos, en Granada, etc.

Deja una respuesta