Cocinar en un Tajine

Cocinar en un Tajine

1. La temperatura de cocción

Hay que tener en cuenta que el material del que está elaborado es el barro. El barro es un material que no soporta temperaturas muy bruscas de modo que, lo primero que tendremos en cuenta al cocinar en tajine es que la temperatura a la que cocinaremos será fuego medio o fuego lento para que el recipiente no se agriete.

2. La cantidad de líquido usado para cocinar

Primero hay que poner la base o plato a fuego medio hasta calentarlo. Podemos sellar la carne primero en el tajine para potenciar el sabor de las proteínas. Algo importante es no sobrepasar la cantidad de líquido que usamos para cocinar en tajine puesto que sus características físicas no dan opción al escape de líquido.

3. La disposición de los alimentos

Los alimentos que necesiten una cocción prolongada como las patatas o las zanahorias, es recomendable colocarlas en la parte superior del tajine disponiendo los alimentos más tiernos sobre éstos. De esta forma los alimentos más duros tendrán mayor contacto con el líquido y se cocinarán antes. Las carnes las pondremos en la parte superior del tajine para que se cocinen al vapor y ganemos en jugosidad. Finalmente se tapa el tajine y se cocina – dependiendo de la dureza de la carne – durante dos, tres o cuatro horas.

4. El calor residual del tajín

El material con el que está fabricado este recipiente marroquí, el barro, mantiene muy bien el calor así que tras elaborar los alimentos y, aunque apaguemos el fuego, la preparación se mantendrá caliente durante bastante tiempo dentro y será una gran ventaja de cara al momento del servicio así como una notable reducción del consumo energético.

Deja una respuesta